Del EGO a la esencia, un viaje por el vacío

  • Una aproximación al EGO: Molde que uso para relacionarme, imagen que doy al resto del mundo para protegerme (del miedo a no ser aceptado, para que me quieran), fachada de cara a la galería, es esa parte de mí predecible y adaptativa, protección, máscara, coraza que creo para darme seguridad.  Cuando el EGO no está alineado con el cuerpo, el cuerpo se resiente y habla. El EGO habita en la mente, es una estructura mental.

  • Una aproximación a la Esencia (el ser): aquello que me es inherente, lo que me da la vida y me conecta con la vida en el universo, eso de lo que habla mi cuerpo, mi sabiduría interna, instinto, intuición

Vacío:

  • Vacío fértil: pausa, creatividad contacto con las emociones: dolor, tristeza, alegría, asco, me dejo sorprender (libertad desde la espontaneidad)
  • Vacío hostil: miedo, soledad, tristeza, cuando procuro tapar el vacío con el “hacer”.

En el tránsito del EGO a la ESENCIA (el Ser), podemos experimentar extrañeza, desconcierto, es ahí donde pillamos al EGO desprevenido

¿Te atreves a experimentar el presente a través de tus emociones y a transitar el vacío de manera fértil?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *